• Font size:
  • Decrease
  • Reset
  • Increase

"Panem et circenses"

Fran Raga

La enciclopedia por excelencia nos describe “Panem et circenses” como “Pan y circo”. Añade que es una locución latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas.

Si al “Panem et circenses” le sumamos el pasotismo en el que sigue instalada gran parte de las sociedades, ocurren cosas como la que nos ha pasado en Massanassa.

En la retina de todos se conservan las imágenes de los paneles que anunciaban las obras del Plan E y de su copia autonómica, el Plan Confianza.  Pretendían crear empleo a base de inversión estatal y autonómica en los municipios.

Aparentemente es sencillo. La administración superior, Estado y Generalitat, destina grandes cantidades de dinero público para que los ayuntamientos realicen obras de mejora urbana y de equipamiento,  creando así un empleo temporal (de ese que nos gusta tanto en España)  y  quedándose el beneficio material en la localidad.

Así, ha ido dibujándose un nuevo paisaje urbano.  Piscinas, nuevas aceras, bulevares, parques, jardines, auditorios y centros de salud han crecido entre nosotros, unas veces con más y otras con menos utilidad.  No estaría mal del todo, si las administraciones hubiesen pagado las obras que han promocionado, y no se produjeran titulares que nos cuentan como la deuda de la Generalitat con los ayuntamientos a raíz del Plan Confianza, ha supuesto una losa más con la que tienen que cargar la ya de por si maltrecha economía municipal, ya que en la mayoría de casos, no se ha abonado por parte de la Generalitat la cantidad prometida.

En mi municipio, en Massanassa, también gobernado por el PP, nos ha pasado algo parecido, la Generalitat Valenciana nos premió con una dotación de 1.7 millones de euros, que a día de hoy, no ha pagado (el municipio ha tenido que sufragar la cantidad a los proveedores, ya que afortunadamente este Ayuntamiento, no acumula deuda), y hasta el mismo alcalde se muestra pesimista respecto al cobro de la cantidad.

Es un problema de previsión, de falta de ideas y de mala gestión. Pero me gustaría reflexionar lejos de  lo económico.  Nos hemos instalado en un municipalismo rancio e insostenible que está llevando a la ruina a las instituciones más cercanas a los ciudadanos,  los ayuntamientos.

Massanassa se encuentra conurbada con el sur de la ciudad de Valencia, junto con otros 6 municipios (Sedaví, Benetússer, Alfafar, Lloc Nou de la Corona, Catarroja y Albal) perfectamente comunicados entre ellos y con la capital valenciana.  Además, núcleos importantes como Silla, Torrent, Paiporta o Picanya se encuentran relativamente cerca.

Compartimos algunos servicios, Guardia Civil, Correos o los centros de salud los fines de semana. Puede que un vecino de Massanassa esté más cerca del CC MN4 que uno de Alfafar, donde se encuentra ubicado el centro comercial.

En este contexto, se me antoja muy cuesta arriba, comprender que cada municipio necesite de uno de todo, y no me estoy refiriendo a los servicios básicos como la sanidad, la educación o la seguridad, me refiero a los auditorios, a las piscinas cubiertas y a tantas otras obras y falsos servicios que no son sino un intento de aparentar, de "Panem et circenses", de “y yo, también”.

En Catarroja, pegado a nosotros, hace apenas cuatro años se inauguró el Teatro Auditorio de Catarroja, un singular edificio que cuenta con más de 800 butacas. Se encuentra a apenas 2.000 metros del centro de mi localidad. El auditorio que han construido y que aún adeuda la Generalitat a Massanassa, tiene algo más de 300 butacas, lo que hace un total de más de 1.000 butacas entre los dos.  ¿Existe realmente en Massanassa una demanda de un auditorio municipal? En el TAC de Catarroja, hay una programación excelente. Ya veremos con qué llenan este.

Me inquietan las declaraciones del señor alcalde cuando dice que: “con esta nueva instalación municipal se conseguirá un espacio óptimo para diferentes tipos de actuaciones y representaciones. Asimismo, las fallas podrán utilizar este nuevo equipamiento para sus presentaciones”.  No sé por qué, al leer esas declaraciones, me vienen a la cabeza los 37.000 euros en subvenciones a fallas, comparsas, cazadores, jugadores de ajedrez y demás, y los 650.000 en “cultura” que se han aprobado en los presupuestos municipales para 2012.

No es que piense que los vecinos de Massanassa no merezcan un auditorio, pero hay que explicarles que gracias a él, al Ayuntamiento la Generalitat le debe más de un millón de euros, nos lo deben a todos. Hay que explicarles que en el pueblo de al lado existe una buena programación cultural, que el precio de la entrada es la misma para todos, pero sobre todo hay que decirles que no podemos tener uno de todo, no así.

Durante años nuestros políticos locales se han dedicado, en parte, a aparentar, a competir, y mientras los estudiantes de Massanassa no tenemos ninguna beca de estudio ni de transporte, por citar un ejemplo.

Y por si alguien confiaba en la oposición, que desconfíe. El PSOE la única explicación que pide sobre el tema al gobierno popular es saber cuánto ha costado el edificio y preguntar por qué no se les ha invitado a visitar las obras. Izquierda Unida pide una piscina cubierta a escasos 200 metros de la de Alfafar. Compromís, por su parte, se pretende colgar las medallas del edificio, argumentando que su actual concejal, pidió que se reservaran los terrenos para tal fin, en 2002 cuando él también era concejal (bajo las siglas del PSOE, esto no lo cuentan), al que por cierto, cuando haya que aplicar el centro de salud que se encuentra colindante al auditorio, se lo recordaré, pues éste, al no tener cimientos, no se puede aplicar a lo alto.

Nadie pide explicaciones. Nadie recapacita. Nadie se atreve a ver la realidad.

No estamos hechos de oro.

Escribir un comentario


Refrescar

Encuesta

¿Los escolares en barracones se han de derivar a centros concertados o se han de construir colegios públicos?

 

Contacto: Email prensa: redaccion[@]infocomarcal.es. Email comercial: publicidad[@]infocomarcal.es