Más responsabilidad política y solidaridad social en Aldaia

Juanjo Llorente
Concejal portavoz de EU en Aldaia

La Jornada de Huelga General del 29 de marzo se saldó en Aldaia con unos hechos doblemente preocupantes. En primer lugar, se convocó y realizó un pleno ordinario del Ayuntamiento para aprobar un plan de ajuste presupuestario que supone un nuevo varapalo para los sufridos trabajadores y vecinos del municipio, así como para el personal municipal.

E, igualmente, en segundo lugar, este pleno se hizo como de tapadillo, sin informar a la ciudadanía igual que ocurrió con los presupuestos de 2012 y a sabiendas de que se iba a producir la ausencia de 11 de los 21 concejales y concejalas que integran el Consistorio. Pero la alcadesa de Aldaia prefirió hacer caso omiso de la petición formulada por los tres grupos municipales de la oposición de que se realizara este pleno otro día, tal como si hici8eron, por ejemplo,  los ayuntamientos de Valencia, Torrent, Mislata, Silla y algunos otros  de nuestra comarca, sin ir más lejos.

Resulta preocupante, sin duda, la realización de un pleno municipal con la ausencia de todos los concejales y concejalas del PSOE, EU y Bloc y de uno del PP y que también contó con escasa asistencia de público, a diferencia de lo que suele ocurrir en estas sesiones. Esto es lo que ocurrió el jueves 29, y creo que este gobierno municipal “ultracentrista” debiera interpretarlo como un serio aviso de que ese no es el camino para lograr un municipio más democrático, próspero y sostenible. Sin democracia, con los espacios de participación social y de información pública cada vez más recortados, perdemos todos y todas, comenzando por el propio PP, directo responsable de que esto ocurra. Por ello solicitamos al gobierno municipal una rectificación, porque ya lleva casi un año en el ejercicio del poder y el retroceso democrático cada vez es mayor.

Y en segundo lugar, todavía es peor noticia de la aprobación de un nuevo plan de ajuste municipal, apenas tres semanas después de aprobado un presupuesto para 2012 que incrementaba los impuestos en casi un millón de euros, y que también disminuía en otro millón doscientos mil euros los gastos para prestaciones y servicios públicos municipales. Pues bien, con este plan de ajuste que se acaba de aprobar, los gastos para este año se van a reducir medio millón de euros más, mientras que los impuestos (directos, indirectos) y tasas y precios públicos también se van a incrementar. Esto no es lo que el PP prometió al electorado, ni lo que conviene al pueblo de Aldaia. Desde EU consideramos que para hacer frente a la crisis son posibles y necesarias otras políticas que no hagan recaer el peso de la crisis sobre los trabajadores y  pensionistas, como son en particular la lucha contra el paro y contra el despilfarro y la corrupción, así como el desarrollo del Estado de bienestar.